Indice->Documentacion->UMTS

Las redes UMTS:

(c)  Este texto es propiedad intelectual de publicado en melodiasmoviles.com bajo licencia de prohibido su uso en otros sites sin licencia de su autor.

Como sistema de móviles de tercera generación, UMTS proporcionará a los usuarios terminales multimodo y multibanda, con cámara incorporada, pantalla en color y gran memoria. Y, gracias a una interfaz de aire flexible, aportará roaming mundial entre diferentes países y también con sistemas de segunda generación. 
UMTS evoluciona para integrar todos los servicios ofrecidos por las distintas tecnologías y redes actuales (GSM, DECT, RDSI, Internet...) y se podrá utilizar con casi cualquier tipo de terminal (teléfono fijo, inalámbrico, celular, terminal multimedia...), tanto en ambientes profesionales como domésticos, ofreciendo una mayor calidad de los servicios y soportando la personalización por parte del usuario y los servicios multimedia móviles en tiempo real. Todas estas posibilidades brindarán excelentes oportunidades de negocio, creando un nuevo modelo comercial, a la industria de tecnologías de la información y las comunicaciones.

El área de las comunicaciones móviles, junto con Internet, es la de crecimiento más rápido dentro del sector de las telecomunicaciones. En todo el mundo, a finales de 1999, había 450 millones de usuarios de telefonía móvil celular y la previsión es alcanzar los mil millones en el año 2004, una cifra similar a la de usuarios de Internet, de los cuales se espera que, al menos, unos 400 millones compartirán el uso de ambas redes, utilizando el teléfono móvil como el medio preferido de acceso a la Red. Esta tendencia es lógica si se tiene en cuenta que el número de móviles con capacidad multimedia y de navegación será muy superior al de ordenadores personales, superando incluso a las líneas de telefonía fija que existen en la actualidad. La explicación a este crecimiento del mercado se encuentra en el rápido avance de la tecnología, a las oportunidades comerciales que se asocian con la movilidad personal, y a la bajada del precio de los terminales y de las tarifas de conexión y por tráfico.

Este crecimiento tan espectacular y rápido lleva aparejado el desarrollo e implantación de diferentes tecnologías -analógicas como FDMA y digitales como TDMA y CDMA- y estándares -AMPS, TDM, NMT, TACS, GSM, DECT o PHS-, muchas veces coexistiendo en el mismo país, lo que hace que resulte complicado, además de costoso, dotar de movilidad universal a los usuarios en sus desplazamientos. Es por ello que dentro de la UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones), un organismo perteneciente a las Naciones Unidas en el que organizaciones públicas y privadas coordinan las redes de telecomunicaciones y la creación de servicios en todo el mundo, se ha venido desarrollando una nueva solución denominada, en el año 1996, IMT-2000. El 2000 corresponde al año en que deberían estar definidos los estándares, entre los que se incluye UMTS (Universal Mobile Telecommunications System), que estará plenamente operativo antes del 2005, aunque algunas fases se pondrán en marcha mucho antes, como ha sucedido con GSM; las primeras, previsiblemente, lo estarán a finales de 2001

MAYOR VELOCIDAD Y MEJORES SERVICIOS

La tercera generación de móviles, denominada 3G, evoluciona para integrar todos los servicios ofrecidos por las distintas tecnologías y redes actuales, como GSM, TACS, DECT, RDSI e Internet, utilizando cualquier tipo de terminal, sea un teléfono fijo, inalámbrico o celular, tanto en un ámbito profesional como doméstico, ofreciendo una mayor calidad de los servicios y soportando la personalización por el usuario y los servicios multimedia móviles en tiempo real. La velocidad de transferencia de datos que la UIT requiere en su solución IMT-2000 va desde los 144 kbit/s sobre vehículos a gran velocidad hasta los 2 Mbit/s sobre terminales en interiores de edificios (cifra al menos 60 veces superior a la que se tenía hasta hace poco utilizando un módem y la RTC), pasando por los 384 kbit/s para usuarios móviles en el extrarradio, o vehículos a baja velocidad.

Los servicios 3G combinan el acceso móvil de alta velocidad con los servicios basados en el protocolo IP. Pero esto no sólo conlleva una conexión rápida con la World Wide Web, sino que implica además nuevas formas de comunicarse, de acceder a la información, de hacer negocios, de aprender y de disfrutar del tiempo libre, dejando a un lado las conexiones lentas, los grandes terminales y los puntos de acceso fijos. Con la 3G se pueden realizar múltiples conexiones simultáneamente desde un mismo terminal móvil. Así, por ejemplo, un usuario podría conectarse a una base de datos remota para obtener información sin necesidad de interrumpir una sesión de videoconferencia.

Para que los usuarios utilicen los servicios 3G hará falta nuevos teléfonos y otros dispositivos capaces de proporcionar los servicios que se deseen, desde los de telefonía móvil hasta los de multimedia (voz, datos y vídeo). Además, en las redes móviles es necesario introducir nuevos sistemas de transmisión por radio, cambiar parte de las plataformas de conmutación y de transmisión, e incorporar los nodos de servicio que hagan posibles las prestaciones 3G; algo que ya está empezando a suceder en las redes actuales con la introducción de tecnologías intermedias como WAP o GPRS.

Si el paso de los sistemas de primera generación (analógicos) a los de segunda consistió, básicamente, en el cambio de terminal, el paso de la segunda a la tercera generación significará, además del cambio de terminal, el cambio de modelo de negocio. En este nuevo modelo las aplicaciones personalizadas/localizadas y multimedia serán las protagonistas, tanto para los ciudadanos residenciales como para los empresariales, viendo los operadores como se incrementa el tráfico en sus redes y se crean nuevas oportunidades de negocio.

Existen, además, razones evidentes que explican la necesidad de introducir la 3G. Por una parte se encuentra la capacidad de las redes móviles actuales que sólo permiten albergar un número determinado y limitado de usuarios, con un patrón de consumo similar al actual, y que en cuanto se sobrepasa la congestión de la red se manifiesta de manera insoportable para los usuarios. Por otra parte, se encuentra el incremento de tráfico motivado por la sustitución del tráfico fijo por el móvil, en cuanto el coste de las llamadas se reduzca y los hábitos de los usuarios se modifiquen, necesitándose entonces más espectro. Y, por último, la aparición de nuevos servicios, muchos de ellos personalizados, donde la convergencia con Internet y el aumento de aplicaciones multimedia supondrá un aumento significativo de tráfico; tanto es así que los analistasnalista estiman que supondrá en torno a un 30% de tráfico adicional en tan sólo dos o tres años.

Los fabricantes de infraestructura y terminales móviles están haciendo un gran esfuerzo para disponer de los equipos de 3G, ya que ven en ella una gran oportunidad para el desarrollo de su negocio y supervivencia a largo plazo. Así, todos los grandes, como Alcatel, Ericsson, Lucent, Motorola, Nokia, Nortel o Siemens, enfocan su estrategia en esta línea y se esfuerzan por desarrollar los estándares y fabricar los equipos para que estén a tiempo, además de impulsar el desarrollo de aplicaciones mediante la alianza con terceros.


PRESTACIONES 3G Para asegurar el éxito de los servicios 3G, se ha de proporcionar a los usuarios unas comunicaciones muy eficientes, con una alta velocidad y calidad y fáciles de utilizar. Los sistemas de 3G deben ofrecer:
    Transmisión simétrica/asimétrica de alta fiabilidad.
    Hasta 384 kbit/s en espacios abiertos y 2Mbit/s con baja movilidad.
    Uso de ancho de banda dinámico, en función de la aplicación.
    Soporte tanto de conmutación de paquetes como de circuitos.
    Acceso a Internet (navegación WWW), videojuegos, comercio electrónico, y vídeo y audio en tiempo real.
    Diferentes servicios simultáneos en una sola conexión.
    Calidad de voz como en la red fija.
    Mayor capacidad y uso eficiente del espectro.
    Personalización de los servicios, según perfil de usuario.
    Servicios dependientes de la posición.
    Incorporación gradual en coexistencia con los sistemas actuales de 2G.
    Itinerancia o roaming, incluido el internacional, entre diferentes operadores.
    Economías de escala y un estándar global y abierto que cubra las necesidades de un mercado de masas.
    Cobertura mundial, con servicios terrestres y por satélite. 

DESPLIEGUE PROGRESIVO
Hasta entonces y a lo largo del año 2000, se irá introduciendo progresivamente GPRS (General Packet Radio Service) en las redes GSM para incrementar el ancho de banda del usuario hasta los 115 kbit/s, algo que tienen previsto los tres operadores actuales de nuestro mercado: Telefónica Móviles, Airtel y Amena. Con GPRS se facturará por cantidad de información transferida en lugar de por tiempo de conexión, como sucede actualmente en las redes GSM, ya que se da un salto radical, pasando de conmutación de paquetes a conmutación de circuitos, con lo que el ancho de banda se aprovecha mejor. De esta manera podremos estar siempre conectados, "always on", y eliminar el tiempo de establecimiento de la comunicación, con lo que todo irá mucho más rápido.

Gracias a la reciente adjudicación por el Ministerio de Fomento el pasado mes de marzo 2000 de las cuatro licencias individuales B2 para la explotación del servicio de comunicaciones móviles de tercera generación, España se convertirá en uno de los primeros países en disponer de este tipo de redes. De hecho, se ha fijado agosto del año 2001 como la fecha para que el servicio esté implantado, como mínimo, en las ciudades de más de 250.000 habitantes, algo que es todo un reto dado el estado actual de la tecnología.
La tecnología de acceso radio, según el pliego de condiciones, para ofrecer el servicio podría ser cualquiera de las contempladas en el International Mobile Telecommunications IMT-2000 (UMTS, cdma2000, UWC-136...), pero al menos una de ellas debía estar reservada a la implantación de sistemas UMTS, en cumplimiento de la decisión del Parlamento Europeo relativa a la introducción de un sistema de comunicaciones móviles de 3G (UMTS/WCDMA). Como todos los operadores han apostado por UMTS, un estándar apoyado por ETSI, que lleva más de 10 años de estudio y desarrollo, existirá total compatibilidad entre las redes nacionales y, previsiblemente, las que se implanten en otros países europeos. No en vano, difícilmente ningún operador se decantará por otra tecnología, como cdma2000, ya que ésta, aunque utilizada en Estados Unidos, no representa un camino lógico de migración de las redes GSM, mayoritarias no sólo en Europa, sino en todo el mundo con más de 250 millones de usuarios.

UMTS (Universal Mobile Telecommunications System) es uno de los principales sistemas móviles de tercera generación que está siendo desarrollado en el marco definido por la UIT y que se conoce como IMT-2000. UMTS permite llevar imágenes, gráficos, comunicaciones de vídeo y otra información de banda ancha, así como voz y datos, de manera directa a los usuarios quienes, además, mientras podrán estar desplazándose de un lugar a otro. UMTS introduce, además de la movilidad del terminal y personal, la movilidad de servicios. Sirva de ejemplo VHE (Virtual Home Environement) o Entorno de Residencia Habitual, consistente en la provisión de un conjunto de servicios que tienen la misma apariencia y forma, con independencia de la red a la que se conecten los usuarios durante sus desplazamientos.

Desde el punto de vista físico, UMTS comprende una nueva interfaz de aire y un nuevo componente radio. El objetivo es combinar ambos de forma modular con los nuevos elementos de red y con los elementos de las redes fijas y móviles pre-UMTS, en el supuesto de que estas hayan realizado los procedimientos previos necesarios para permitir la evolución. Esta filosofía permitirá que nuevas empresas establezcan redes UMTS y que los operadores actuales de 2G dispongan de un camino de transición suave -pasando por GPRS y EDGE- mediante la reutilización de parte de su infraestructura.
No cabe ninguna duda de que, de acuerdo con los crecimientos que están experimentando la telefonía móvil e Internet, si hoy en día las redes móviles son la forma de acceso de mayor crecimiento, mañana será la forma de acceso preferida por los usuarios.

 

ESPAÑA, PIONERA EN UMTS
Europa ha sido pionera en el nacimiento de la 3G, a través de los programas de investigación RACE, ACTS e IST, iniciados a principios de la pasada década, y más tarde dentro del seno de ETSI. Desde 1998, está en desarrollo en cooperación con organizaciones de estandarización en el 3GPP.
En países como Finlandia (Sonera) y Japón (NTT DoCoMo), muy adelantados en el camino hacia UMTS, ya se han realizado pruebas de los sistemas experimentales y se han adjudicado las correspondientes licencias para los nuevos operadores de sistemas de 3G. España, por raro que parezca, será en esta ocasión otro de los primeros en lanzar el servicio, ya que estará disponible en poco más de un año, situándose incluso por delante de países como Alemania y Reino Unido, que van al menos doce meses por detrás. En estos países está previsto que se lancen los concursos de adjudicación en el verano de 2000 y en el primer trimestre de 2001 respectivamente. 
En España, el pasado 13 de marzo se hizo público el resultado del concurso para la adjudicación de licencias, que fueron a parar a Telefónica Móviles, Airtel, Amena y Xfera. 

EL FORO UMTS
En la implantación de los sistemas 3G juega un papel importantísimo el Foro UMTS (), un organismo independiente creado en diciembre de 1996 en el que participan casi 170 compañías de 30 países pertenecientes a las industrias suministradoras de equipos, operadores de telecomunicaciones y organismos de regulación. El Foro está comprometido en la formación del consenso necesario para introducir y desarrollar con éxito el estándar UMTS y así poder satisfacer la demanda del mercado de unas comunicaciones móviles personales de bajo coste y alta calidad. 

El Foro UMTS también actúa como catalizador con las organizaciones especializadas que tratan sobre estandarización y espectro, entre otros aspectos, y mantiene relaciones con organizaciones de carácter regional y mundial, organismos de estandarización y otras comunidades reconocidas tanto de la industria como de operadores.

Una aportación, básica, pero esclarecedora e imprescindible del Foro es la propia definición de UMTS, dejando aparte sus aspectos tecnológicos, como "un sistema de comunicaciones móviles que ofrece significativos beneficios a los usuarios, incluyendo una alta calidad y servicios inalámbricos multimedia sobre una red convergente con componentes fijos, celulares y por satélite. Suministrará información directamente a los usuarios y les proporcionará acceso a nuevos y novedosos servicios y aplicaciones. Ofrecerá comunicaciones personales multimedia al mercado de masas, con independencia de la localización geográfica y del terminal empleado (movilidad del terminal, personal y de servicios). 

Actualmente, del estándar 3G basado en la evolución de las redes GSM (G-UMTS) se ocupa 3GPP (Third Generation Partnership Project),//, creado en diciembre de 1998 y formado por grupos de estandarización de todo el mundo. En concreto, participan ETSI (Instituto Europeo de Estándares de Telecomunicación) en Europa, TTC y ARIB (Asociación de las Empresas del Sector de Radio) en Japón, TTA (Asociación de Tecnologías de Telecomunicaciones) en Corea, T1 en Estados Unidos y CWTS en China, junto a diversos fabricantes y operadores. La finalidad del 3GPP consiste en establecer especificaciones abiertas aceptadas en todo el mundo para garantizar, entre otras cosas, la itinerancia mundial, mediante la cooperación entre distintos organismos de normalización nacionales y regionales. En la pasada reunión de diciembre del 3GPP en Francia se aprobó el primer conjunto de especificaciones conocido como "3GPP release 99", que incluye los servicios básicos compatibles entre las redes GSM actuales y las futuras de UMTS.

En Estados Unidos, de manera similar, la TIA ha puesto en marcha 3GPP2, con el objetivo de estandarizar la tecnología de acceso radio cdma2000, así como las interfaces hacia las redes centrales ANSI-41.

CRECIMIENTOS ACELERADOS

En tasa de penetración de móviles, algunos países europeos han alcanzado cuotas muy elevadas; en Finlandia, por ejemplo, más del 70% de la población dispone de un teléfono móvil. En conjunto, Europa goza ahora de la mayor penetración del mundo, superando incluso a Estados Unidos, antes en cabeza. España ha sido en 1999 el país del continente de mayor crecimiento, con un 112%. De hecho, se estima que en mayo se superen los 18 millones de usuarios, lo que representa una penetración del 45%, muy superior a la de hace unos años pero aún por debajo de la media de la Unión Europea. 
Dada la rapidez con que cambian la tecnología y los hábitos de los usuarios, resulta muy arriesgado hacer cualquier previsión, pero parece ser que existe cierto consenso entre los consultores en que, durante los próximos cinco años, el mercado actual de móviles se triplicará y que los nuevos usuarios se abonarán en un 25% a los servicios de 3G. Es decir, GSM continuará siendo la tecnología dominante, con una cuota de mercado en torno al 50%. Mientras, otros sistemas digitales seguirán existiendo y los móviles se irán incorporando con las máquinas para aplicaciones de telecontrol y telemedida, sin olvidar que WAP ya será una característica habitual en todos los nuevos terminales.